Crónicas del Sixties, los Machines, el Puerco y el Chesco.

Esta historia que les voy a narrar es terrorífica, por fortuna no me ocurrió a mi, fue a dos buenos amigos, así es que tratare de recrearla tal y como me la contaron (ven eso les pasa por no invitar).

Resulta que los martes hay 2X1 en el Suchi(ngada madre) entonces es costumbre el ir y comer ahí, pues para bajar el sushi nada mejor que un vaso interminable de refresco, por lo general el sixties es la opción, ya que la gente que atiende en ese sixties en particular es muy pendeja, o por lo menos, eso creímos.

Pues en esta semana ocurrió lo de siempre, mis amigos, a los que llamare Tango y Cash, para proteger sus identidades, fueron por su sushi, de pronto se vieron en la necesidad de empujarse la comida con un buen vaso de refresco interminable, así es que se apresuraron a pagar y se dirigieron al sixties para comprar su refresco, pero no se imaginaban lo que ese día les esperaba, un terrible destino los asecha.

Llegando al sixties Tango le dice al puerco que estaba atendiendo, a ver buen hombre, dame 2 vasos de refresco de tu mejor cosecha, el puerco mas sabio por viejo que por puerco (resulta que era el gerente) resulta que se olio la codez de Tango y Cash, ni tardo ni perezoso se acerca al refri para sacar dos latas de refresco, mismas que lleva al mostrador, Tango asombrado le dice, no quiero tus latas pinches, quiero un vaso de refill, de pronto todo el lugar se torna en silencio, El puerco lo mira con desprecio y lo barre, de pronto, de su boca salen las siguientes palabras, esos vasos solo se venden con combos (jodidos). Merga!!

Tango delibera rápidamente con Cash porque su imagen acababa de ser severamente afectada con el atrevimiento del puerco, no podían irse de ahí sin sus refrescos porque el pinche suchi se hace bola en el gañote, tanto arroz con pescado crudo se hace pegajoso, sin refresco podría ser mortal!, y de pilón acababan de ser humillados por un puerco!, tenían que sacarse la espinita de jodidos que venia implícita con el comentario del gerente, de pronto Tango lanza su tarjeta dorada a la cara del puerco y le dice, toma cárgamelo a mi cuenta pendejo, el gerente contesta, el consumo mínimo es de 30 pesos para poder cargarlo, pues que sean 2!

Touche, ya no había mas que hacer, el puerco torció el rabo y le dijo con gusto caballero, nuestros héroes de acción triunfaron y salieron victoriosos con sus latas de refresco… con sus latas de refresco???? WTF, salieron medio triunfantes, porque no salieron con los refrescos de refill, pero bueno, por lo menos se quitaron el estigma de jodidos a los ojos de las bellas damas que los estaban observando.

La moraleja que nuestros miserables héroes aprendieron fue que en el Subway también hay vasos de refill y mas baratos que en el sixties, y ahí no hay marranos pendejos que te limiten el consumo de refresco.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: