El extraño caso de Cash

Para variar esta historia es un caso de la vida real, en esta ocasión Cash se encontraba solitario, pues fue en un fin de semana, por lo que Tango se encontraba ocupado plantando pinos miniatura en su baño mientras leia entretenidas revistas de chambeadotas, así es que en este relato nos olvidaremos de el, lo siento Tango.

Todo comenzó cuando Cash se estaciono en una de tantas zonas peligrosas del DF, no daré muchos detalles para no balconear mas de la cuenta a Cash, pero al parecer el barrio estaba muy culero, el estaciono su coche, el coche de sus sueños en un lugar que parecía ser perfecto, que equivocado estaba nuestro buen amigo.

Cash se encontraba afuera de su coche, abriendo la cajuela para sacar viandas y aguamiel cuando de pronto escucha un golpe y siente un empujón (para su fortuna, en esta ocasión no fue de tripas), merga.. le dieron un llegue a su coche estacionando, el responsable fue un vulgar chevy.

Cash emputado como buen macho se acerco a la unidad agresora, envalentonado y gallo como siempre llego al coche del rival y dio 3 palmadas fuertes en el coche, diciendo amablemente, caballero, no se alcanzo a fijar bien al momento de estacionar su limousin y sin querer le pego a mi coche… bueno bueno, lo que en verdad dijo fue, a ver si te fijas al estacionar tu chingadera pendejo, se dio media vuelta y de nuevo se dirigió a su destino, cuando de pronto ve que el conductor lo mira de reojo por el retrovisor y se sale del coche para encararlo.

En esos momentos Cash pensó, a huevo, ahorita se la parto en 4 a este hijo de su que barbaridad, hago ejercicio, libero tensiones y si puedo le chingo su cartera (bueno eso ya fue de mi cosecha XD, pero de seguro la idea cruzo por su mente), pues cual fue su sorpresa al ver al conductor de la unidad, quedo mudo de la impresión. Del coche se bajo una señorita pintoresca con cuerpo de piña y modales de mecánico, era toda una trailera, pa colmo prieta, enana y con piorrea, la mujer sin pensarlo dos veces le dice finamente a Cash, ora pinche pendejo, me espantaste buey, pues que te trais hijo de tu pinche madre!!! usando el tonito de pepe el toro es inocente mientras mascaba tabaco.

Cash, siendo un caballero, nomás se iba haciendo para atrás mientras contestaba, pues fíjese señora le pego a mi coche.. Aquí hacemos un paréntesis para hablar del coche de Cash, resulta que el coche de Cash es el auto de sus sueños, y si, en efecto esta pocamadre, a mi también me gusta mucho su coche, y es especialmente cuidadoso con el, puedes insultar a su familia, patearle sus canicas o inclusive decirle que la tiene chiquita (lo cual no me consta, son chismes de Tango), pero jamas, jamas de los jamases, se te ocurra meterte con su coche, son pedos y cabrones, se cierra el paréntesis.

Te vale verga hijo, si le pegue o no a tu coche muy tu pedo, porque me espantas culero dando cabezazos al aire y acercándose aun mas a cash, Cash por mas que quería escapar de la trailera, a quien llamaremos Lola, no podía, esa vieja estaba decidida a partir madres y anotar nombres, total que la vieja después de un rato de amedrentar a cash se asoma a la cajuela que seguía abierta, para ver que Cash no tuviera algún objeto punzocortante para contestar sus agresiones, una vez confirmado esto, Lola le dice, a ver si me haces el favor de ir a chingar a tu madre.

Cash, jocoso como siempre, le contesta, ejele, ahí si te fallo, no tengo, no hubiera hecho eso, la vieja de por si emperrada se megaemputo, agarro las llaves de su coche y que le ralla el cofre, no contenta con esto, se puso en posición de dragón de comodo, comenzó a regurgitar con su garganta produciendo un sonoro jjjhhhhhhhhh mientras agitaba los brazos como si estuviera bailando el gallinazo y madres!, de pronto lanza la estocada final, un gallo inmenso, verde con trozos de queso que salio de lo mas profundo del infierno de bacterias, semen y pedacitos de frijol que había en su garganta, el proyectil teledirigido se estampo en el parabrisas del coche de Cash, acto seguido profirió sus ultimas amenazas, Ya sabes culero, te vuelvo a ver por aquí y te partimos tu madre, yo soy de la colonia, nomás chiflo y mis valedores se dejan caer, así es que llégale a la verga ahorita que puedas.

Ante la amenaza inminente, Cash no tubo mas remedio que salir del lugar, no sin antes reflexionar acerca de lo que acababa de ocurrir, ni paper, a veces nos toca ganar, a veces nos toca perder, pero en esta ocasión a cash le toco ver gatitos y salir corriendo.

La moraleja de esta historia es que hay que tener cuidado con quien te metes, no sea que por querer partirle su madre a un buey, te toque una gallina y te lance sus pollos.

Advertisements

2 Responses to “El extraño caso de Cash”

  1. ADEPTO Says:

    BORGSHI ERES UN MAESTRO !!! SIMPLEMENTE EXSCELSO!!!! EL RELATO, ESTA ETSELENTEEEEEEE!!!!! JAJAJAJA!!!!! NO CABE DUDA QUE ERES UN MASTER EN EL RELATO, TE APESTA LA MERGA A GARRAS DE LEÓN Y EL CULO A TRAPO MOJADO JEJEJEJE!!!!

    FELICIDADES!!!
    EL ADEPTO…..

  2. comprasporinternet Says:

    Jajajajajajaja re bueno!!!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: