Una Noche de Tango

La vez pasada le toco a Cash vivir una aventura emocionante cargada de acción, aventura, ralladura de carro, de madre y lo peor de todo hasta escupitajos, pinche gente barbajana que tenemos en nuestra ciudad, que se le va a hacer, pues en esta ocasión, Tango es la estrella de nuestra historia.

Era viernes y de noche, el escenario perfecto, Tango visito a su suegra quien se encontraba en un concurrido table de la zona rosa de nuestra capital, que diantre hacia ahí la mujer, pues trabajando, así es, respuesta sencilla a una pregunta lógica, la señora era la dueña del congal.

Después de unas copa de Richardson y una botanita a base de fritangas de mercado, Tango se disponía a disfrutar de una velada llena de bailarinas exóticas y piropos albañilescos, cuando de pronto recordó que tenia que pasar por su novia, a quien llamaremos por esta ocasión Maria Antonieta de las Nieves para proteger su identidad.

Al ver que ya se iba, su suegra, quien es una dama liberal y mderna, y alcahuetea a Tango le dijo que se echara una ultima cubita de Richardson, mientras selva negra bailaba, y después ya se fuera a recoger a su hija (usando condón, sexo seguro siempre amiguitos), Tango quien es conocido por ser un cerdo lujurioso (como el 90% de los héroes de acción chingao) se quedo.

Selva negra era un espectáculo fuera de lo común, era una pinche negra quien en verdad tenia una selva negra ahí abajo, así es que mejor ni se la imaginen, su baile fue soberbio, por desgracia nadie lo vio, ya que por el asco a la pinche negra jija de king kong y parienta de cheeta, todo el mundo se volteo, Tango se paro, se despidió de su suegra, por supuesto no pago su cuenta (recuerden que es un poco selectivo con sus pagos, no codo, selectivo) y salio en busca de su auto.

Como todo buen Dandi, Tango no pago al valet parking, prefirió estacionarlo una cuadra atrás, el lugar perfecto, ya que por ahí no pasan las grúas, llego a su coche cuando de pronto se dio cuenta que los 4 tapones de su coche habían desaparecido, putisima y se caso de blanco, por ahorrarse 30 pesos del valet perdió los 4 tapones.

Que no cunda el pánico, fue con los refaccionarios urbanos de confianza y pidió 4 tapones, por supuesto señor Tango, son 200 por tapón… 200 por tapón? A la verga pinches judíos de mierda, ojala y sus padres vivan ahorita en forma de botón en un saco de Suburbia, por supuesto que no voy a pagar 200 por un pinche plástico que va en el rin de mi coche, salio emputadisimo de ahí y actuó como los héroes de verdad, se chingo los tapones del coche de la mama de su novia.

Así es que ya lo saben, cuando anden de pinches lujuriosos no sean codos y dejen su nave con el valet, yo se que 30 varos por estacionarlo en la calle es un robo en despoblado, pero si no los pagan, lo mas seguro es que esos culeros son los que se chingan tus tapones, por cierto, la cereza en el pastel de esta historia, que es verídica, fue el comentario de la suegra de Tango, “Porque no lo metiste mijo?, conmigo te sale gratis el estacionamiento”… Chinga tu madre pinche vieja culera, con todo respeto, eso se dice al entrar, no cuando ya te chingaron los tapones.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: