Cuando la tierra los reclama, Vol 2

Al parecer no estaba tan errado en el post pasado, de pronto, de la nada una oleada de pinches viejitos cretinos ha invadido nuestra ciudad, tan solo el viernes me ocurrio un pequeño incidente que quiero comentar con ustedes para ver que opinan.

Todo comenzó una fría y lluviosa mañana de enero, yo me disponía a ir al trabajo como de costumbre, paseando por las bellas calles de nuestra ciudad, tratando de ser conciente para hacer algo contra el calentamiento global decidí utilizar el transporte publico para ir a la oficina (a quien engaño, soy un pinché huevon y preferí pagar 3 pesos para que manejaran por mi XD), todo iba bien hasta que llegue al metrobus, o mi dios, la que me esperaba en esos momentos.

Aquí hacemos un paréntesis para los que no conozcan el metrobus, el metrobus es un sistema de transporte que sigue una ruta establecida como todos, la diferencia esta en que usa un carril exclusivo por lo que el trafico se la pela y a dos manos, esto pareciera ser una bendición, pero como todo lo bueno, siempre debe de estar acompañado de algo malo (pinche Ying y Yang, súper coman mis calzones) pues eso malo es la cantidad impresionante de personas que se meten al mismo tiempo, desafiando las leyes de la física (me caí que ni un hormiguero tiene tanto pinché animal), uno pensaria que lo peor son los rateros, los torteadores de mujeres o los infelices hippiojosos apestosos que hacen una delicia el respirar dentro del metrobus, no señor que equivocados estamos, hay una amenaza mucho peor, los pinches ansíanos cretinos.

Todo iba de maravilla, feliz de trabajar un día mas me dispuse a entrar al metrobus, cuando de pronto un chingo de gente trata de meterse al mismo tiempo (típico del metrobus, el que apaña dios lo acompaña) yo fui lanzado cual corcho en una botella de sidra navideña y para mi desgracia choque con una viejita, no manches hubiera preferido estamparme contra un pinche gañan hipermamado y con poca paciencia, me car que si, ya que esto fue lo que paso.

Viejita Cretina (VC para futuras referencias) Fíjate, a ver si aprendes a pasar como la gente…
Borgshi (B para ahorrar escritura XD) Perdón señora me empujaron,
VC: Pues a ver si para la próxima entras como la gente
B: y como entra la gente
VC: Pues como la gente no como los burros
B: No le digo señora!!!
VC: No me estés alburando babosito, a ver si me vas respetando!
B: No señora pero fíjese, me empujaron, jamás fue mi intención el chocar con usted
VC: Lo que pasa es que querías robarme mi lugar, si serás Buey
B: Si se fija estoy parado y usted sentada, inclusive deje que la señora a su lado se sentara
VC: Eso porque te impedí sentar Buey
B: Señora, que vulgar es usted
VC: Vulgar tu!, a ver si empiezas a respetarme animal, si serás buey


B: Si quiere respeto comience por respetar usted, no lo cree (en esos momentos yo estaba botado de la risa porque la viejita ya estaba colorada, colorada, yo solo pensaba, gracias señora acaba de otorgarme un post para el blog, pero les aseguro, queridos lectores, que la señora estaba pensando hasta en la abuelita de mi abuelita XD)
VC: Yo no tengo porque respetarte buey, pinché babosito, a ver si aprendes a respetar
B: Si verdad, que ironía, espero de grande tener su educación.
La viejita cretina estaba que se la llevaba la chingada, literalmente estaba súper colorada y emperradísima, bufando como toro, farfullo unas palabras que no entendí (solo espero que no haya sido un maleficio gitano XD) y se volteo.

Durante el recorrido la viejita sudaba, me la mentaba, se quitaba los lentes, se los volvía a poner, me volteaba a ver con odio y se volvía a voltear, no, fue una delicia porque cada que me volteaba a ver yo le sonreía y eso la emperraba mas, fue tal su coraje que a medio camino se puso a llorar, que mal pedo, pero quien le manda ser una pinche anciana culera.

Llegue a mi destino y al momento de bajar le digo, que tenga un buen día señora, a lo que la dama, con tanta educación y elocuencia, como ella sola podía tener, me responde con un amable, chinga tu madre pendejo, la cereza en el pastel, mi día se había hecho, partí del metrobus chiflando el himno a la alegría mientras caminaba dando pequeños brincos en el aire, ahhh dios bendiga el metrobus.

Con esto mi punto acerca de los tipos de viejitos se comprueba, solo hay dos tipos, los viejitos pocamadre como las abuelitas, y estos pinches ancianos culeros y cretinos que nos roban el aire, la tierra los reclama y lo peor de todo es que creen que el mundo les debe un favor, válgame dios, para la próxima tengan cuidado, estos pinches ancianos son mas peligrosos que un Rottweiler con rabia y mas odiosos que los gueyes que cuentan los finales de las películas, la única cura que hay para ellos es llevarlos al asilo o propinarles una patada giratoria en la cara, es lo que Check Norris haría!.

Advertisements

4 Responses to “Cuando la tierra los reclama, Vol 2”

  1. a ti un día te van a linchar en balderas xD

    no offense

  2. melapelas Says:

    been there, done that XD

    Saludos!!!

  3. jajajaj no ma, hablando de transportes públicos, te acuerdas cuando en la secundaria, bajando del micro te apaño una viejita y te dio un putazo con la bolsa??? jajajja

    ah dias aquellos

  4. comprasporinternet Says:

    Completamente de acuerdo luego si se pasan!!! jajaja pero es muy divertido mostrarles que no por la edad se merecen respeto, sino que se gana

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: